HÉCTOR BARRÍA BAEZ

Presidente de la organización ciudadana osornina COPO –Comité de Osorninos por Osorno- así integrante de otras instituciones filantrópicas de la zona sur.
Nacido y educado en Osorno hasta enseñanza media en el Liceo de Hombres.
Nació el año 1936, casado con Marta, tres hijos, tres nietos hasta el momento.
Profesor de enseñanza media en Biología y Química,  orientador educacional,  licenciado en educación, titulado en la Universidad Católica de Valparaíso en 1963. Trabajó en Valparaíso, Viña del Mar, Quilpué, volvió a Osorno en 1966, en 1970 fue inspector general en Rio Bueno, en 1973 ganó el concurso para profesor de Metodología de la Ciencia en la sede Osorno de la Universidad de Chile.
En 1976 se desempeña en Calbuco como inspector general del liceo, donde estuvo hasta 1995, volviendo a Osorno como director del Liceo Carmela Carvajal donde jubiló el 2001.
En 2009 volvió al servicio en Calbuco, como director del Liceo Francisco Hernández donde trabajó un año.

 

El profesor Héctor Barría desde joven ha trabajado en instituciones sociales, deportivas,  y hoy ya jubilado continúa en la misma porfía de luchar por los demás; algunas de esas agrupaciones han tenido nombres poco usuales, como el llamado Club Sobrevivientes de Agosto. Incluso durante una estancia de hospitalización a comienzos de los años 90 formó el Sindicato de Enfermos.

El gran hito de la entidad que actualmente preside, COPO, es su protagonismo que tuvo en la campaña ciudadana para que Osorno quedara unido con Puerto Montt en el proceso de división de la antigua Región de Los Lagos.

Respecto de la ciudad, “a mí me gustaría ver Osorno organizado socialmente" –plantea en primer lugar-.

Y agrega: “Yo veo aquí que cualquier diligencia que hay que hacer hay que ir al centro. Hay que ir a la Plaza. Para mi gusto yo haría ciudades y lugares que sean prácticamente autónomos. Por ejemplo el Banco del Estado tiene una sucursal en calle Lynch, y Rahue no tiene ninguna, no hay ningún banco que se vaya a Rahue, y eso que Rahue tiene 60 mil personas, además que no tiene hospital, y en este momento hay pueblos con 15 mil habitantes y tienen hospital. Y como Francke, Rahue Bajo ni Alto, no tienen un hospital”.

“Lo otro –que deplora de la ciudad actual- es por qué las oficinas municipales no tienen pequeñas oficinas en los barrios. Más fácil y rápido me atiende el Registro Civil de Rahue que el oficial de Osorno”.

Además –se pregunta- “¿Por qué no hay gimnasios cubiertos para la gente cuando llueve?... solo hay multicanchas que sirven solo para ciertas épocas …”.

Para Barría es clave para una mejor calidad de vida descentralizar los servicios dentro de la ciudad, lo mismo que se propone a nivel de las regiones y a nivel país, descentralización, debería aplicarse como criterio y política en la urbe, según señala.

“Ahora se piensa hacer otro edificio municipal de 9, 10 pisos, en plena Plaza de Osorno, ¿por qué no se hace en Rahue?”.

Distribuir las próximas obras en los barrios “eso hace que la gente ya no tenga la necesidad de ir al famoso centro y pasar por cualquier cosa”.

Lamenta que en Osorno sus habitantes “realmente no son muy participativos socialmente; es una lástima, pero da la sensación, como en el caso del puente Bulnes, por ejemplo, da una vergüenza a veces andar solo uno aleteando cuando personalmente a mí tampoco a mí no me incumbe en nada; pero siendo una cosa tan de interés práctico para la ciudad y botar la plata para hacer un puente en el mismo lugar cuando se debería hacer el que corresponde a 100 metros al lado, uno dice: bueno qué pasa con el resto de los osorninos”.

Sin embargo, acota, “el casino a las 2 de la mañana está lleno de gente ¿si no hubiera casino en Osorno dónde estarían estos vecinos en estos momentos? Ahí como que uno queda marcando ocupado”, finaliza.

 

 

HÉCTOR BARRÍA BAEZ
 
Surlink 2013. Algunos derechos reservados